EL PERIÓDICO DE NUBES DE DOSIS DIARIAS: Entrevista Al Doctor David Ponce, Osteópata Y Fisioterapeuta: “Somos Un Esqueleto Bañado En Fluidos”

ha-que-no-emocions-pero_ARAIMA20130507_0025_1

El ser humano vive inmerso en sus emociones: anticipa problemas, amenazas… y así libera moléculas que alteran las membranas celulares, lo que afecta a huesos, cartílagos, vísceras…: ¡tus órganos lloran las lágrimas que tus ojos se niegan a derramar!

¿Cada órgano tiene su emoción?

La vesícula biliar: amargura, rabia contenida…, que derivará en malas digestiones.

¿Y el corazón?

Un dolor entre pecho y espalda habla de un miedo: bloquea las vértebras que inervan el pericardio, envoltorio del corazón.

¿Y cómo actúa el osteópata?

Con sus manos y arte desbloquea contracciones, moviliza órganos, armoniza el sistema nervioso, reequilibra huesos…

¿Y el hígado, el riñón…?

Filtros: conviene dejarlos reposar y limpiarlos con regularidad, para no intoxicarnos. Por ejemplo, dejar de beber a últimas horas de la tarde… Y la osteopatía visceral puede movilizar esos órganos, beneficiándolos.

¿Movilizarlos?

Sí, cada órgano tiene su movimiento natural propio y podemos promoverlo. Motus vita est: ¡movimiento es vida! Es mi lema.

Un ejemplo.

Movilizar correctamente el intestino puede solventar lumbalgias…

¿Algún consejo desde ese saber?

¡Alcaliniza tu organismo! Los tumores sólo prosperan en un medio ácido, y nuestros malos hábitos nos acidifican e inflaman…

¿Y cómo hago para alcalinizarme?

Cada mañana toma un vaso de agua con zumo de limón. Y consume brócoli. Y reduce carnes, arroz blanco, harinas y azúcares refinados… Y nada de bebidas edulcoradas.

Un consejo básico de alimentación.

Fruta, verdura, agua. Elimina el azúcar, excitante que te impide concentrarte. ¡Cada cocacola contiene 30 gramos de azúcar! No bebas leche e ingiere poca carne roja: un exceso de proteína te carga de toxinas, desgasta tus articulaciones. Y sométete a una hidroterapia de colon dos veces al año.

Hábleme de algún paciente suyo.

Una señora se quejaba de que le dolía todo el cuerpo. Es decir, ¡le dolía el alma! La osteopatía es útil: tocar, mover… genera neurotransmisores, endorfinas que llevan a las células un mensaje de bienestar.

Ejercicio: otro consejo básico.

“Motus vita est”: el movimiento es la vida. ¡Muévase!

De la emoción pasamos al movimiento.

Esta visión integral es la que hará que te sientas bien. ¡Pon un osteópata en tu vida!

Me saldrá caro.

¡Al año gastas más dinero en tu coche! Más que en tu cuerpo. ¿Por qué? Cuatro visitas anuales al osteópata te evitarán sustos.

¿Qué sustos?

La vértebra D1 inerva el miocardio: cuidarla mejorará el flujo de estímulos que llegan al corazón. La vértebra D4 inerva los pulmones, la L inerva el intestino y genitales…

¿Somos un esqueleto, en suma?

Somos un esqueleto bañado en fluidos. Hay personas que, tras manipularlas y desbloquearles vértebras, me dicen que les parece que ven mejor, que oyen mejor, que digieren mejor… ¡Es natural!: les he abierto espacios articulares, de modo que luego las señales nerviosas fluyen mucho mejor.

Quizá tenía Jesús algo de osteópata…

Jesús fue hombre y el hijo de Dios. Y sanaba. A veces lo hacía mirando a los ojos… ¡Y hoy la iridología es una técnica de diagnóstico! Por cierto, ¿sabe que los que tenemos ojos azules adolecemos de un sistema linfático menos eficiente? Así que nos viene muy bien una sauna de vez en cuando.

¿Algún otro consejo vertebral?

Además de desbloquear vértebras, yo receto versículos, como este de san Pablo: “Cuando un miembro sufre, sufre todo el cuerpo”. El dolor es sólo la bombilla, mejor arreglar la avería remontándote a Fecsa.

¿Abrazarse cura?

Un abrazo largo es curativo: ¡un abrazo de al menos seis segundos propicia esas endorfinas! Siempre digo: “Abraza seis segundos a tus padres y serás más inteligente”.

Curioso.

Está estudiado que la entrega al prójimo es el mayor placer, la mayor fuente de endorfinas. ¡Ama a los otros como a ti mismo!

Fuente: Extracto de una entrevista con David Ponce, doctor en Osteopatía, en La Vanguardia

Advertisements
Posted in Uncategorized | Leave a comment

EL PERIÓDICO DE NUBES DE DOSIS DIARIAS: Entrevista Al Doctor Alejandro Stevens, Especialista En Medicina Biorreguladora: “El Cáncer Es Una Enfermedad Reversible”

“El cáncer es una enfermedad reversible. Lo único que tenemos que hacer es revertir las tres características de la célula cancerosa: eliminar la acidez, la hipoxia y aumentar su temperatura. Cómo se consigue: fundamentalmente a través de la alimentación y el agua, con una dieta antiinflamatoria y el consumo de agua alcalina”

El doctor Alejandro Stevens, actualmente especialista en medicina biorreguladora, egresó como médico cirujano en 1982 en la Universidad de Concepción, posteriormente cursó pediatría, neurología infantil y culminó los magíster en Salud Pública y Epidemiología. Durante 14 años trabajó como neurólogo infantil en el hospital de Chillán hasta que su inquietud por ir más allá que el mero estudio de la sintomatología en la medicina alopática le llevó a adentrarse en la terapia neural, la medicina biorreguladora y la homotoxicología de la mano del doctor colombiano Arturo O´Byrne en busca de la causa y no del síntoma. Hoy día en su centro de la Ligua atiende a pacientes de todas las edades y con todo tipo de patologías, pero en especial el cáncer donde ha obtenido excelentes resultados. Es además uno de los fundadores y miembros de la Sociedad de Medicina Biorreguladora de Chile y fue de los primeros en impartir sus conocimientos sobre terapia neural en Chile.

¿Doctor, cómo se trata a un paciente de cáncer con medicina biorreguladora y cuáles son los resultados que está obteniendo?

Desde el año 2002, se conoce con exactitud lo que es la biología de las células cancerígenas. Las células en general tienen tres características: el ph, el consumo de oxígeno y la temperatura. Sabemos que la célula normal tiene un ph alcalino, o sea sobre 7.2, consume oxígeno y vive a una temperatura de más menos 37 grados. Por su parte, la célula cancerígena vive en un ambiente ácido, no consume oxígeno y vive a temperatura fría, entre 8 y 10 grados.

Por lo tanto, todo lo que nosotros hacemos desde el punto de vista biológico está enfocado en estas tres características: 1º cambiar la acidez a alcalinidad, 2º agregarle oxígeno a la célula cancerígena y 3º aumentar la temperatura a 37º.

Ahora, la clave de todo esto es la acidez, es decir todos los esfuerzos para el tratamiento del cáncer tienen que estar dirigidos a mejorar la acidez, porque ésta es la condición que tiene la célula cancerígena de sobrevivir. La MEC (la matriz extracelular), lo que anteriormente se conocía como tejido conjuntivo, juega un papel extremadamente importante en todo este proceso, ya que el cuerpo se divide entre la parte intracelular, la extracelular y vascular.

La célula cancerígena muta para vivir en condiciones de acidez e hipoxia y vive a baja temperatura. De hecho el cáncer es reversible. En la alopatía no existe el concepto de matriz, entonces no hay opción de detoxicación. A propósito del cáncer, cuando se hizo el estudio desde la OMS en función a los resultados del cáncer, se dijo que desde la medicina alopática se tenían tres formas de tratar el cáncer: por cirugía, por quimioterapia y por radioterapia. En el estudio se habló también del éxito y el fracaso de estas tres terapias: la cirugía tiene un 50% de éxito y 50% de fracaso, la quimioterapia, por su parte, tiene un 7% de éxito y un 93% de fracaso y la radioterapia un 8% de éxito y un 92% de fracaso.

¿Por qué estos resultados tan bajos? Hoy día se sabe, que lo que hace la quimio y la radio es que aumenta la acidez y la hipoxia y disminuye la temperatura, que son precisamente las tres condiciones que favorecen la presencia de la célula cancerosa. Lo que la radio y la quimioterapia producen es la intoxicación de matriz y si la matriz (MEC) se desvirtúa y no actúa como un espejo resonador nítido, sino que hay interferencias, la célula tiene que volver a mutar para sobrevivir en esa condición. Entonces hoy día, para la medicina biorreguladora, el cáncer es un mecanismo de sobrevivencia. Cuando el médico biorregulador entiende eso, entiende el cáncer.

¿Qué elementos son los que usted considera los más generadores de acidez?

Los seres humanos somos energía envuelta en piel, por lo tanto somos entes energéticos ¿Cómo se alimenta la energía? En un 70% alimentación y la mitad de eso 35% agua, 20% oxígeno y 10% luz solar. Entonces el peso, el 70% lo tiene lo que entra por boca, la mitad es alimento y la otra mitad es agua.

Si nosotros quisiéramos desarrollar políticas de mejoría de verdad de la Salud Pública, deberíamos desarrollar políticas de alimentación y de agua. Pero, ya no de la potabilización del agua, sino todo lo que el agua contrae, porque el agua trae además metales pesados. El grueso de la acidez lo hace la alimentación y la ingesta de agua. El agua debería tener un ph neutro, pero en Chile no lo tiene, tiene un ph ácido. Por eso, es que nosotros estamos promulgando el uso de agua alcalina.

¿Cómo consigue mutar la acidez de la célula cancerosa?

Con respecto a la alimentación, existe el concepto introducido por el doctor Barry Sears, que se basó en un hecho que los pacientes le relataban: “doctor yo no como tanto, pero engordo”. Entonces, Sears se dedicó a contar calorías y proteínas y se dio cuenta que la persona aún comiendo menos, seguía engordando. Ahí entendió que ese no era el problema, sino que tenía que ver con el proceso inflamatorio.

Nosotros debemos consumir alimentos no inflamatorios, porque cuando los consumimos aumentamos la acidez. La clave está en descubrir cuáles son los alimentos que te inflaman. En ese punto hemos llegado a dos conocimientos fundamentales, por un lado, el 80% de la población del mundo tiene intolerancia a la leche y el 75% al gluten. Nosotros tenemos genética de hace millones de años, pero el advenimiento de la agricultura que es muy posterior desarrolló la producción de la leche que es un elemento tremendamente “acidótico” y por esa razón el cáncer continúa como mecanismo de sobrevivencia. Ese cambio de switch es el que hace la diferencia.

Por ese motivo, mi principal objetivo es descubrir cuáles son esos alimentos inflamatorios y cuáles no. Hay un análisis que desarrollamos aquí en la clínica con un equipo que se llama Lapitex, a través del cual podemos detectar metales pesados y saber de forma muy rápida cuáles son los alimentos inflamatorios y cuáles no. En un minuto evalúa 213 alimentos y en cada paciente es distinto el resultado.

Otro de los equipos que utilizamos es el oligoscan que te permite la determinación de metales pesados, mide los oligoelementos y los minerales. Hoy día el conocimiento está, pero no se explica y tampoco existen modelos de trabajo que te permitan decir que hay otra medicina que se está desarrollando y que está obteniendo resultados.

Algunos de los consejos para reducir el riesgo de cáncer es llevar una dieta antiinflamatoria, evitar leche y lácteos en general, azúcar y cambiar la sal de mesa por la sal marina, además de evitar los carbohidratos, harinas, carnes rojas y de cerdo. Y de hecho con este puro cambio alimenticio, la gente con artritis y artrosis mejoran ostensiblemente. También es extremadamente importante el uso de agua alcalina para evitar la acidez. En Japón han distribuido este tipo de agua en la red y han reducido de forma importante el porcentaje de cáncer gástrico entre la población. Además hay que introducir el concepto de drenaje, que hoy día no es está muy extendido, al menos en Chile.

Alejandro Stevens

¿Cómo llegan los pacientes de cáncer a la medicina biorreguladora?

A la medicina biorreguladora llegan pacientes que han sido desahuciados de la medicina alopática, entonces nosotros hacemos muchas cosas, pero los hilos conductores son cambiar la acidez, la hipoxia y la temperatura. Antiguamente, la tecnología señalaba que tú podías mejorar la temperatura a través de la medicina más antigua del mundo que es la moxibustión, una moxa hecha con la planta de Artemisa, que se hace en puntos de acupuntura y que consigue elevar la temperatura.

¿Cuál es su especialidad en este centro médico?

Cuando uno entra en la causalidad, uno encuentra que las causas en las enfermedades son comunes y la variable de enfermarte o no va a depender de lo que llamamos epigenética. Es decir, todos tenemos un trasfondo genético pero también tenemos un ambiente y si ese ambiente codifica para una enfermedad nos enfermamos. Todos tenemos un sustrato genético, pero tú te puedes enfermar o no y no depende de la edad, sino del ambiente. Si a la enfermedad le das las condiciones se expresa la genética.

Siendo pediatra, uno se empieza a introducir en la familia del niño, y empiezas a usar tu tratamiento desde el mundo alternativo, incluso uso alopatía, cuando lo necesito lo uso. Cuando te introduces en la familia como pediatra y ven que tienes resultados con los niños, empieza a llegar la abuelita, la mamá, el tío. Hoy día estamos tratando desde niños recién nacidos hasta las abuelitas de 95 años. Trato todo el espectro de edad y todas las patologías. Aquí llegan muchas patologías de las que se dicen crónicas. De hecho, descubrí que la medicina alopática lo único que consigue es cronificar la enfermedad, porque haces supresión de síntomas y cuando haces eso obligas a la enfermedad a cronificarse.

Fuente: New Science

Posted in Uncategorized | Leave a comment

EL PERIÓDICO DE NUBES DE DOSIS DIARIAS: Entrevista A Johann Hari, Escritor Y Periodista: “La Política Del Castigo Aumenta La Drogadicción”

castigo

Este polémico periodista británico ha indagado en la ‘industria’ que mueve 320.000 millones de dólares al año y siega vidas en todo el mundo. A 100 años del inicio de la guerra contra las drogas, su conclusión es que la única solución es la legalización.

¿Cuál es su recuerdo más temprano sobre las drogas?

Tengo tres años, intento despertar a una persona muy, muy próxima tras un colocón sin conseguirlo. Había muchas personas adictas en la familia, yo incluido. Eso me llevo a investigar. Durante tres años viajé a más de una decena de países.

¿Y qué entendió?

Que todo lo que pensamos sobre las drogas y sobre cómo acabar con ellas está equivocado. El tratamiento dominante es reprimir, avergonzar, aislar, y eso no funciona. Cuando se prohibieron las drogas el comercio pasó de los médicos y farmacias a bandas mafiosas, y se disparó la violencia por el control del mercado. Y hay dos desastres principales.

Adelante.

El mayor es el efecto en los adictos. Todos tenemos asumido que la causa de la adicción es la sustancia: la adicción a la heroína la provoca la heroína.

Parece obvio, sí.

Bruce Alexander, experto en el tema, me explicó que la idea de la adicción que tenemos viene de una serie de experimentos muy simples que se hicieron a principios del siglo XX: a una rata se le dan a elegir entre agua y agua con cocaína o heroína, que es a la que escoge hasta morir.

Cierto, así entendemos la adicción.

En los sesenta el doctor Alexander repitió el experimento, pero cambió las condiciones. En lugar de una rata sola en una jaula, creó un parque para ratas en el que tenía compañía, comida, túneles -les encantan- y las dos aguas, con y sin droga. En este caso, las ratas no utilizan el agua con droga; la probaban, pero sin sobredosis.

Nunca se han negado las causas sociales.

Pero hemos seguido una política que ha empeorado la adicción. En Arizona, en la prisión de mujeres drogadictas, las presas llevan una camiseta que dice “Yo fui una adicta” y las obligan a cavar tumbas. Pensamos que debemos hacerles sufrir para que dejen las drogas.

Nada que ver con el parque para ratas.

Cuando entendemos lo que nos está diciendo ese experimento, vemos claramente que esa política del castigo y la denigración es la peor que podemos seguir.

¿Y qué pensó?

Te dicen que tienes que amenazarlos, abandonarlos, y aunque es difícil intento hacer todo lo contrario: decirles que les quiero estén consumiendo o no e intentar reforzar los vínculos que me unen a ellos. La desconexión y el aislamiento son una de las principales causas de la adicción.

A menudo la gente empieza con las drogas porque las consumen los amigos.

La oficina de la ONU que luchaba contra las drogas, el mayor organismo del mundo, admite que el 90% de los consumidores de drogas ilegales no son adictos y no suponen ningún peligro, sólo el 10% se convierten en adictos.

¿Porqué no les gusta su propia vida?

Sí, la gente que consume de manera compulsiva es porque no soportan estar presentes en su vida. Cambiar esa realidad es lo que hicieron en Portugal, y funcionó. Es el motivo por el cual el modelo del castigo en EE.UU. ha fracasado estrepitosamente. Es curioso ver que cuando todos los países democráticos dan pasos para alejarse de ese modelo, España está dando pasos en el sentido contrario, como Rusia.

Nos falta el segundo desastre.

Si prohíbes las drogas estarán controladas por los criminales, que generan muchísima violencia. En los últimos siete años, en la zona norte de México 60.000 civiles han muerto en esa guerra, y eso no tiene nada que ver con el consumo de las drogas, sino con la prohibición.

Mucha gente piensa que legalizar las drogas nos llevará a la anarquía.

La legalización es una manera de establecer orden en esa violencia anárquica. Estados Unidos se ha gastado un billón de dólares en la lucha contra las drogas y no consigue ni mantener la droga fuera de las prisiones. Por eso países conservadores como Suiza la legalizan, y con muy buenos resultados.

Extracto de una entrevista con Johann Hari, escritor y periodista, en La Vanguardia

Posted in Uncategorized | Leave a comment

EL PERIÓDICO DE NUBES DE DOSIS DIARIAS: Entrevista Al Dr. Juan Gérvas: “Millones De Personas Se Creen Enfermas Sin Estarlo En Realidad”

Los médicos Juan Gérvas y Mercedes Pérez-Fernández denuncian en ‘La expropiación de la salud’ que la sanidad se ha “mercantilizado” y que sus profesionales hacen creer a los pacientes que todo se arregla con fármacos.

Juan Gérvas y Mercedes Pérez-Fernández son médicos de cabecera y defensores de un sistema sanitario “científico, humano y con límites”. En su último libro, La expropiación de la salud (Los libros del lince), este matrimonio denuncia que los ciudadanos, sanos o enfermos, ya no mandamos sobre nuestro cuerpo ni sobre nuestra vida porque la medicina actual, que tachan de “arrogante” y “omnipotente”, nos ha arrebatado el derecho a la salud, al dolor, al envejecimiento y a la muerte.

Perteneciente al equipo CESCA, asociación sin ánimo de lucro de investigación en atención primaria, Gérvas afirma que medicar la hiperactividad de los niños o recetar antidepresivos ante el mínimo signo de tristeza nos condena a una “dependencia médica” basada en el miedo en la que enseguida pensamos, casi siempre erróneamente, que estamos enfermos.

En su biografía se define como practicante de una medicina con límites, científica y humana. ¿Qué quiere decir eso?
Defendemos una medicina que sea prudente en la cual, por un lado, se responde con cortesía, amabilidad y ternura al sufrimiento del paciente. Por otro lado, defendemos que se emplee sólo lo mejor de la ciencia puesto que la mayor parte de los trabajos científicos son falsos, como apuntó John P. A. Ioannidis, doctor de la Universidad de Standford. Los médicos podemos ofrecer pocas cosas que verdaderamente tengan fundamento científico. Por último, hablamos de una ciencia humana en el sentido de conmoverse, porque los médicos no podemos ser indiferentes al sufrimiento del paciente y de la sociedad en ultimo término.

¿Por qué no se practica este tipo de medicina?
Porque la hemos sustituido por una medicina mercantilizada. Por un lado, creemos que la ciencia es rigurosa y omnipotente, que no tiene límites, que los médicos podemos prometer la curación de casi cualquier cosa. Pero es que al paciente no se le puede dar todo lo quiere, porque lo que quiere es ser feliz y eso no entra por la Seguridad Social ni por lo privado. Por otro lado, esa medicina poco científica es, además, muy poco humana en el sentido de que, por ejemplo, los médicos no te reciben en la consulta de pie, en la puerta, estrechándote la mano. El mejor ejemplo son esas batas que te dan en los hospitales, que se abren por detrás. Ese es un signo de que no estamos ante una medicina humana. Una medicina humana cuidaría también eso. No pasa nada. Si usted se está muriendo, le da igual que le vean el culo, pero sí pasa. Se debe conservar la dignidad incluso cuando se está enfermo.

“Tiene mucho mayor poder predictivo el paciente sobre su propia salud que el médico”.

Dicen en el libro que los médicos nos han expropiado la salud porque ellos deciden si estamos enfermos o sanos. Algunos dirán que son profesionales y que, en este campo, sabrán más que nosotros, ¿no?
Quien diga eso está absolutamente expropiado de su salud porque hay cosas que no pueden definir los médicos. Por ejemplo, la felicidad. Un médico no puede decidir cuando usted es feliz. Es un bien personal, igual que la salud. Usted es el que define que se siente sano. Los hechos lo demuestran. Si el paciente dice que se encuentra sano, tiene muchísimas menos probabilidades de morir que si el médico dice que el paciente está enfermo. Tiene mucho mayor poder predictivo el paciente sobre su propia salud que el médico. Por el contrario, como el paciente diga que esta muy enfermo, el paciente estará muy enfermo aunque el médico lo examine y diga que no tiene nada. Hay cosas que la medicina no puede definir porque tiene que tener límites, de manera que es el propio paciente el que define si está sano o no.

Pero puede haber personas que tengan la percepción de estar sanas y que, en realidad, están enfermas.
Sí, alguna persona puede sentirse sana y estar verdaderamente enferma. Lamentablemente, eso es muy infrecuente; lo que es muy frecuente es lo contrario. Millones de personas se creen enfermas sin estarlo.

Uno de los excesos de esta “medicina sin límites” de la que hablan en el libro es la sobremedicación. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí y qué riesgos implica?
La medicina produce fascinación. Y, en parte es lógico, porque los médicos son una especie de semidioses que hacen pequeños milagros. Pero hemos explotado al máximo estos pequeños milagros y hemos llegado a creer que son omnipotentes. Hemos permitido que muchísimas situaciones que no son enfermedad se traten con medicamentos. Por ejemplo, si usted medica a un esquizofrénico con antipsicóticos continuadamente durante toda su vida, ese paciente evolucionará mucho peor que si lo medica ocasionalmente, cuando lo requiera. Otro ejemplo lo tenemos en los niños hiperactivos, a los que medicamos porque transformamos un problema social, que es el problema del fracaso de la escuela, en un problema individual del niño. Alguno entre mil requerirá verdaderamente la medicación, pero el resto, no. Y, sin embargo, los intoxicamos a todos.

la expropiacion de la salud¿Somos culpables entonces de haber dado tanto poder a los médicos?
La población, en general, tiene expectativas excesivas, espera demasiado de los médicos. En parte, son innatas. El ser humano tiene miedo a la muerte porque no termina de entenderla. Y la mayoría de humanos prefiere seguir siendo joven porque ve la vejez como una decrepitud. Por otra parte, hemos perdido otras esperanzas. Durante muchos siglos y milenios, la mitología y la religión han rellenado unos huecos en la mayoría de la población, sobre todo relacionados con la esperanza después de la muerte, que alguien tenía que heredar.

El hecho de no aceptar el dolor, la enfermedad y la muerte nos condena a la dependencia médica, dice en el libro. ¿El problema es que no nos conocemos lo suficiente?
Nos conocemos muy poco a nosotros mismos. Pero el mayor problema es que no estamos dispuestos a admitir las adversidades. No estamos preparados para entender que no son adversidades de la vida, sino que es la vida. La vida es una mezcla de momentos felices, de disgustos, de adversidades, de momentos de gloria, de hundimiento. No podemos tener un ánimo constante. Por un lado, nos desconocemos, pero sobre todo, por otro lado, no nos admitimos. Ni a nosotros ni a la sociedad. Por eso, llega la muerte y nos asombramos. No podemos pensar en ella a diario, pero no podemos negar la muerte, ni la enfermedad ni el dolor. En último término, el ser humano está preparado para todo ello. En el fondo, esta medicina arrogante nos va quitando esas capacidades que hemos desarrollado a lo largo de la evolución humana.

“La población, en general, tiene expectativas excesivas, espera demasiado de los médicos”.

¿Qué es la biopolítica?
Es aquella política que emplea el cuerpo humano como forma de control, básicamente a través de la introducción de miedos. Antes actuaba de esa forma la religión, con el miedo al infierno y a la muerte. Ahora, se emplea con el miedo a la enfermedad, al dolor y a la muerte en el sentido del control del cuerpo. La medicina reduce todo a cultivar el cuerpo, olvidando la mente, la cultura, el arte, la amistad, la familia… La gente empieza a vivir en el cuerpo a cuerpo, metida en los gimnasios, y con una gran preocupación por la salud y la forma física.

Aseguran en el libro que las mujeres son el objeto favorito de esta biopolítica y, por tanto, de la medicalización. ¿Por qué?
En primer lugar, porque la mujer es agente de salud. Es la que cuida al hijo, al padre, al vecino. El segundo componente es que ha sido mucho más importante para la supervivencia de la tribu, la salud y la conservación de la mujer que la del hombre. El hombre podía desaparecer en una cacería, pero una mujer, no, porque sin ellas, la tribu no sobrevivía. La mujer está biológicamente preparada para tener mucho más cuidado de sí misma, de su cuerpo y de la gente que le rodea. Por eso es el objetivo preponderante de la expropiación de la salud.

“El mayor problema es que no estamos dispuestos a admitir las adversidades”.

Advierte de que se está perdiendo la medicina bien hecha, “con calidad y calidez”. ¿Qué papel han jugado los recortes en esta situación?
Los recortes están agudizando este escenario porque han sido recortes con motosierra. Indudablemente, hay menos personal, menos dinero, más interinos, más precariedad… La calidad y la calidez, la medicina científica y humana está alejándose cada vez más de la práctica diaria.

¿Qué soluciones plantea?
En primer lugar, los pacientes no pueden aspirar a cosas que no pueden aspirar. En segundo lugar, los profesionales sanitarios tienen que empezar a recordar el principio que les guía: sus actividades no pueden producir más daños que beneficios. Y eso hay que tenerlo en cuenta a la hora de recetar. Y por último, los científicos y los académicos tienen que empezar a tener otra ética, sobre todo, después de un informe de la revista Clinical Evidence, del British Medical Journal, que dice que sólo el 11% de los estudios científicos tiene fundamento porque producen más beneficios que daños.

Fuente: Publico.es

juan

Posted in Uncategorized | Leave a comment

EL PERIÓDICO DE NUBES DE DOSIS DIARIAS: Entrevista Surrealista A Fernando Arrabal; “Vivimos En Una Astracanada Trágica”

LAURA REVUELTA Y ANTONIO FONTANA @ABC_CULTURAL

Fernando Arrabal es un clásico de nuestra literatura –y de ABC y sus Terceras–, por eso no hay que buscar demasiadas excusas para lanzarnos a una conversación entre surrealista, dadaísta y patafísica con la que refrescar las neuronas. Autor polifacético que este año ha traído la pieza teatral «Dalí versus Picasso»

Fernando Arrabal: «Vivimos en una astracanada trágica»

M. BERROCAL

Fernando Arrabal en la terraza del Círculo de Bellas Artes (Madrid)

Hace unas semanas Fernando Arrabal regresaba a las Terceras de ABC con un artículo sobre fútbol –otra de sus pasiones junto al ajedrez–. Él ganó el Premio Mariano de Cavia en el año 1998. Nos ponemos en contacto para entrevistarlo, pues prevemos un absoluto divertimento. Entre todas las opciones, él prefiere que le mandemos unas preguntas por e-mail. Imaginamos que porque tal vez así controle lo incontrolable de su discurso «pánico». A veces, indescifrable. Pero así es Arrabal. Por eso esta conversación es en «Clave de fa», como él mismo la define en el correo electrónico.

Usted ha dicho que no es de España ni de Francia, donde lleva viviendo muchos años, sino del exilio.

Soy de… Destierrolandia. Como lo fueron Picasso y Dalí, Max Ernst y Modigliani… y una ringla de nombres. Ni franceses, ni enteramente del país donde nacimos. Con infinitos embudos de papel de estraza. Solo los loros aborígenes hablan el esperanto sin acento. Por ello lego al pueblo español todo lo que recibí durante los 60 y pico de años del «exilio».

¿Qué siente y qué piensa de su país de origen?

Obviamente, nostalgia. En las antípodas. Sin embargo a los chihuahuas que no soportan el flamenco les encanta el brazo de gitano. La hipocondría que se coge en los hospitales (en los que tanto he vivido) es más nociva que la que se contrae en tratados de medicina.

En estos momentos, el primer ministro francés, la alcaldesa de París y la lumbrera visible de la televisión gala son españoles. Valls, Hidalgo y Pujadas. Hubieran podido ser mis hijos. Las bases (los pilares y soportes) de la «modernidad», el dos de mayo de este año, me eligieron como «único elector». Como en su día a Dubuffet o Boris Vian. Con el único voto: determinante. Los ángeles, los dinosaurios o los diablos ¿tienen la misma esencia e índole que las proposiciones matemáticas? Creo que Umberto Eco, Dario Fo, Milan Kundera o Simon Leys merecían el título de «único elector» más que yo.

¿Vivimos inmersos en un sainete o en un drama?

En un drama sainetesco. En una astracanada trágica.

¿Ha pensado alguna vez en volver a España y quedarse?

Si Dios fuera tuerto ¿solo habría cinco mandamientos? Tengo en Francia a mi familia. A muchos amigos. A algunas de las personas que me enseñaron casi tanto como la madre Mercedes de mi primera escuela de párvulos en Ciudad Rodrigo. Amigos escritores como Kundera, Houellebecq, Jodorowsky… O artistas que me regalaron los cuadros de mi legado. Algunos fallecieron como Topor, Beckett, Breton, Ionesco

Usted nace en Melilla. ¿Qué recuerdos tiene?

Siempre recuerdo a mi padre «enterrando mis pies en la arena de la playa». Con briznas de oleaje. Celebrando el ADN. Y la raíz de mi lengua.

¿Y qué piensa de los asaltos a la verja?

Una tesitura tan espantosa como difícil de resolver. Resulta grato adoptar posturas moralizantes. Con la generosidad ajena. El arcoiris del paraíso es blanco.

¿Cómo recuerda su salida para el exilio?

«Cuando salí de mi tierra volví la cara…» Me fui a Francia con una beca. Obtenida por mis modestos premios literarios. El universo solo es una confusa componenda de partículas elementales. Al llegar a Francia descubrieron que estaba tuberculoso. Tuve la suerte de conocer a Lis. Me operaron… fue un cuento de hadas. Mi Carta a Franco, en vida del dictador, también fue otro cuento de hadas. No comprendí (y sigo sin comprenderlo) que fuera el único español de mi gremio que le escribiera al general. A pelo. Sin partido. De pronto se vendieron centenares de miles de libros de la carta. Los españoles venían a la frontera a comprarlos. Amar disparatadamente y, como consecuencia, inventar ideas desmesuradas.

La inspiración escalando gólgotas a borbotones. ¡Salud, Alfred Jarry en la tangente de Dios! A pesar de nuestra diferencia de años (Ionesco, Beckett, Tristan Tzara…), me trataron desde el primer momento pateando paganos. Perfumados de barro. Zozobrando en la nata de la utopía. Naufragando en charcas de aceite. Con confianza y sobre todo con humor.

Breton, Dalí… ¿Cree que este tipo de personalidades se podrían dar o repetir en estos albores del siglo XXI tan políticamente correctos?

En el café surrealista (presidido por André Breton) estuve «diariamente» tres años. Trapenses de su Majestad Vocación. Jugábamos y no solamente al cadáver exquisito. No se rendía culto a Don Dinero. Aprovechábamos el ocio. Ninguno hacía un «trabajo», o una «obra», «novelas»… Realizábamos algo, que parece tan enigmático, como el surrealismo. Con los patafísicos, sin obligación ninguna, alcanzamos la «ciencia» del Doctor Faustroll. Algunos pánicos creen «arrabalizarse». El «pánico» analiza la confusión, el ajedrez, el rigor matemático. «Arrabalizarse» es un invento de Jodorowsky. Quizás algunos del grupo pánico me acogen «arrabalizados». Es posible que inmerecidamente quisieran tener lo que ellos creen que es mi pasado (mi padre, mis cartas, mis involuntarios «escándalos») y mi presente. Todos quisieran ser un chiste de jacuzzi con la joconda Gioconda.

Con Buñuel comparte la experiencia de ver a la Virgen.

La aparición de la Virgen es uno de los instantes más voluptuosos de mi vida. Un alboroto de versos. Escribiendo al margen de otro margen. Yo diría que fue reconfortante y gozoso. Sucedió a los 17 años. En la playa de Malvarrosa. Casi como lo conté en la novela La torre herida por el rayo. Buñuel me contó su aparición. Como más tarde la narraría en sus recuerdos. Algo diferentemente. A pesar de que se trató de un sueño, según él, la conmoción surgió en el último momento. Cuando él (medio dormido) se dirigió a la Virgen: «Vd no se me puede aparecer: yo soy agnóstico». Y la Virgen con una sonrisa le dijo: «Yo también a ti te amo sobre todas las cosas». ¿Con tambores de Dadá?

Irreverente, polémico… Sobre usted se han vertido infinidad de adjetivos.

El más curioso es el de provocador. Ninguno de mis amigos lo ha sido. La provocación es irracional e inopinada. Y sobre todo incalculable. Todas las personas que venero no podían ni fiarse ni servirse de un acaso tan estrepitoso. La verdad es que no solo algunos se «arrabalizan», sino que otros a veces me tratan de «chivo expiatorio». A causa de ciertas intuiciones que son menos extravagantes de lo que parecen. Como trincheras de aceite de ricino y de lejía.

Regresemos a España. La Transición es un capítulo que parece haberse cerrado de golpe en un proceso natural: muerte de Suárez, abdicación de Don Juan Carlos… ¿Qué opinión tuvo y tiene de Adolfo Suárez?

¿Y de Don Juan Carlos?

El Rey me tendió su copa (que yo había derramado durante mi discurso) en el Premio Mariano de Cavia. Convertido yo en mago sin ketchup. En la città del sole sin solares. La verdad es que los Arrabal y los Borbones llevamos sendas encontradas y divergentes. Plutarco y cierra paralelos. Mi hermano fue cadete de Aviación, en San Javier, con el Rey Juan Carlos. En la promoción XIV. Su hijo y el hijo del rey (Felipe VI, ahora) también coincidieron en la promoción 48. Enclaustrados en la esperanza sin código de barras.

¿Y del nuevo Rey de España, Felipe VI?

Creo que soy la única persona «de mi gremio» que asistió a la solemne entrega (en la Academia General del Aire de San Javier) del diploma al futuro Felipe VI. En un patio humilde de cuartelito a toda vela. Con Dios sin sarcasmos ni rebuznos. Y fue un 14 de julio: la toma de la Bastilla. Mi sobrino (muerto en la flor de la edad) y él eran muy amigos. Por eso viene a ver, puntualmente, a la familia en el aniversario del trágico desenlace.

Vayamos a los reconocimientos que no ha recibido (el Cervantes, el Príncipe de Asturias…) ¿Se siente olvidado?

Los premios son aleatorios. A Cervantes no le hubiera tocado. Habrían galardonado a Avellaneda. Con reversibles colegas. Sin necesidad de estos hierros.

¿Qué piensa de los premios Nobel en lengua castellana: García Márquez y Vargas Llosa?

Mis encuentros con ambos fueron escasos y relevantes. Fueron laberintos realzados por ametralladoras y urinarios. En Puerto Alegre, Vargas asistió a mi simultánea de ajedrez. Me condujo en silla de ruedas una inteligente y despampanante brasileña. Es muy cansado recorrer kilómetros de tablero a tablero. La mujer de Vargas tiene una bonita letra inconfundible aunque se disfrace de secretaria. Con García estuve en el palacio presidencial mejicano.

Eso quería saber también Tristan Tzara (creador de Dadá). Por pura guasa decía que él también se consideraba «pánico». Pero prefería jugar al ajedrez. Murió el día de Navidad. Con tan solo 67 años. Lleno de vida. Risueño. Militante y dadá. Tres años después moriría André Breton. Yo había publicado en La Brèche los primeros textos pánicos: mi Piedra de la locura. Puede sorprender que los surrealistas y los patafísicos me hayan alzado a lo más alto, sin dejar de considerarme «pánico»… Los cuatro avatares de la modernidad (dadá, surrealismo, pánico y patafísica) son muy diferentes. El dios Pan reconcilia los contrarios y el rigor matemático de la confusión. Con lógicas de espejismos rotatorios. Cuatro incompletudes para conjurar ombligos.

¿Cree que vivimos en un estado de la cultura que algunos definen como espectáculo: la cultura del espectáculo?

Guy Debord era un verdadero superdotado. Se expresaba como un obispo. Para él, se debía actuar en los hechos y no asistir a ellos como si fueran mero espectáculo. Escribía y hablaba con encanto y precisión. Un día me dijo: «…Me emborracho en cuanto puedo… y el resto del tiempo bebo mucho».

¿Conoce a Lady Gaga?

Hubo un año en que fue la más influyente de Time. Precisamente el año en que se maquilló con un filete. Meses después de que, maquillados con filetes, y en procesión, el grupo «borgesiano» y científico (con Gustavo Cherif) me otorgara en Buenos Aires el «título» de «santo». De la misma manera que «la teoría de conjuntos» dio origen a la creación de Alemania, Italia, etc… y la Unión de Eslavos del Sur (Yugoeslavia). Sin que los geopolíticos conocieran la entonces vanguardista teoría matemática. Ni los tisonniers (atizadores… badilas) políglotas.

(La que fuera la primera pregunta del cuestionario, Fernando Arrabal la pasa al final. Lo especifica y así se lo dejamos. Sus razones «pánicas» habrá tenido.)

La Cultura está y estuvo en las catacumbas. Time cada seis meses propone una lista de «influyentes». (Palabra «pánica».) Sin dramaturgos, ni poetas, ni filósofo alguno. Al «editor» (al redactor jefe) de esta revista le encantaría colar nuestros nombres en las listas. Los de Kundera, Houellebecq…. La Cultura siempre estuvo en el desván o en las bodegas. Por pura chiripa, inmerecidamente, soy una de los personas de la Cultura más presente en el «aire». ¿Cuántos millones de personas me ven o me han visto «milenariamente»? España me acoge y nos acoge igualmente bien que el resto de los países del mundo. Cuando la inmortalidad bosteza. Tendría que tener otras vidas para responder a todos los que me piden verme en sus teatros, en sus salas de conferencia, en sus festivales, en sus universidades. Sin becerros de oro en sus casas de fieras.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

EL PERIÓDICO DE NUBES DE DOSIS DIARIAS: Entrevista A Francesco Tonucci, Niñólogo; “Se Aprende Más Jugando Que Estudiando”

“Los niños aprenden mucho más jugando que estudiando, haciendo que
mirando. El juego que hacen solos sin el control de los adultos es
la forma cultural más alta que toca un niño. Los niños que han podido
jugar bien y durante mucho tiempo serán adultos mejores”.

“El juego da recursos para la vida. Todas las crisis de la juventud
se gestan en la primera infancia”.

“Hoy educar significa pedir a los niños que dejen de
comportarse como niños y lo hagan como adultos”.

“Los pequeños pasan sus días frente a adultos instructores, les es difícil
hacer cosas raras. Así se va alimentando una necesidad de riesgo
acumulada que expresará con su primera moto y en las salidas nocturnas”.

“Los pequeños no quieren estar recluidos en su habitación para jugar, ni
en ludotecas, ni en todos esos espacios que construimos para que estén
controlados. Lo que hace un niño controlado por un adulto es distinto
de lo que hace solo. Los niños necesitan espacios donde, dentro de
un clima de control social, ellos puedan hacen lo que quieran:
pisar el césped, subirse a los árboles y jugar con las lagartijas”.
Francesco Tonucci

IMPRESCINDIBLE entrevista para todos los padres, los profesores, los alcaldes y encargados de urbanismo, … y en definitiva para todas las personas, porque es la sociedad en su conjunto quien trata y convive con los niños y la que reproduce un tipo de crianza y educación determinado.

Francesco Tonucci (1941) es un pensador, psicopedagogo y dibujante italiano que se dedica al estudio del pensamiento y el comportamiento infantil.

Ha creado y dirige desde 1991 el proyecto La Ciudad de los Niños, que propone a los alcaldes de 100 ciudades una nueva filosofía de gobierno, adoptando a los niños como parámetro de valoración, de proyección y de cambio de la ciudad.

Critica la forma en que las ciudades están estructuradas y aconseja que estén planificadas pensando en los niños. Pero no para convertirlas en Disneylands locales sino porque él afirma que un adulto sano es el resultado de un niño que ha jugado mucho y ha tenido autonomía.

Francesco Tonucci es un autor importante a tener en cuenta junto con Christopher Clouder que ya nos advertía que “hay mucho tiempo para ser adultos y poco para ser niños” y Toshiro Kanamori y su pedagodía para ser feliz.

Las criticas y sugerencias de Tonucci a la escuela clásica están resumidas aquí y también expresa sus ideas en viñetas que firma con el seudónimo “Frato” y que se recogen en el libro “40 años con ojos de niño” (Graó).

En contra de una sociedad que últimamente asocia constantemente la palabra “límites” a niños e incluso a bebés, este pedagogo reivindica la LIBERTAD, el poder personal, menos deberes, más tiempo libre por las tardes para descubrir el mundo y, sobre todo, sostiene que “los niños no son recipientes vacíos que hay que llenar de conocimientos” sino que tienen sus propias vivencias y formas de pensar.

En esta entrevista en La Contra de La Vanguardia del 11-9-2007 Tonucci explica con contundencia la importancia infravalorada del juego en la infancia y afirma que estamos robando la autonomía, herramienta básica de futuro, a los niños de 3 a 6 años.

Estas son sus palabras para leer varias veces y reflexionar como sociedad:

67 años. Nací en Fano y vivo en Roma. Estoy casado y tengo tres hijos y un nieto. Desde 1966 soy investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología de la Cognición del Consejo Nacional de Investigación (CNR) Italiano. La política debería ser un servicio a la comunidad y es un servicio para pequeños grupos. Soy católico y creyente.

¿Qué quieren los niños?
Los niños que participan en el proyecto La Ciudad de los Niños (en 100 ciudades italianas, españolas y argentinas) piden todos lo mismo en sus reuniones con los alcaldes.

¿De qué se trata?
Espacio y autonomía. Tienen un gran conflicto con los coches porque estos crean peligro y y el peligro impide su autonomía. Unos niños italianos propusieron a un alcalde dividir el espacio: “Mitad para que aparquen los coches, mitad para nosotros”.

Angelitos
Estoy luchando con los alcaldes para que abandonen esa costumbre de construir parques para niños con columpios y toboganes. Los niños necesitan espacios donde, dentro de un clima de control social, ellos puedan hacen lo que quieran: pisar el césped, subirse a los árboles y jugar con las lagartijas.

¿No les gustan los espacios para niños?
Los pequeños no quieren estar recluidos en su habitación para jugar, ni en ludotecas, ni en todos esos espacios que construimos para que estén controlados. Lo que hace un niño controlado por un adulto es distinto de lo que hace solo. Están perdiendo esa posibilidad de vivir experiencias solos y por tanto la posibilidad de jugar.

Parece grave
A nivel cognitivo es gravísimo, por eso los niños están proponiendo que la ciudad retome el espacio público, como público.

¿Reivindican la necesidad de jugar?
Sí. Un niño le espetó al alcalde de Roma: “Estaba jugando en la plaza y un guardia me quitó la pelota”. Los niños tienen derecho a jugar en las plazas públicas. ¿Con la pelota? Sí. En Lima vi un cartel que suscribo: “Prohibido jugar a la pelota excepto niños”.

Plazas con pelotas y sin coches, ¿utópico?
Los niños deben poder jugar como quieran ellos. En el patio de casa, en la acera, en los paseos…, porque éstos son espacios públicos. Debemos invertir en cómo nuestras ciudades, no en una teórica, pueden transformarse en lugares donde los niños puedan ser niños. Y los que más me preocupan son los de tres a seis, porque les estamos robando la autonomía, herramienta básica de futuro.

¿Cómo percibimos hoy a los niños?
Los adultos y por tanto los propios niños se perciben como una persona que vale por lo que será mañana y no por lo que es hoy. Hoy educar significa pedir a los niños que dejen de comportarse como niños y lo hagan como adultos.

¿Cómo se soluciona?
Escuchando sus tonterías, porque cuando un niño dice una tontería es algo que no ha oído de sus padres ni de sus maestros.

Regáleme una tontería
El deseo de un niño: “Quiero una cancha de fútbol sin entrenador”. Entiendo que los niños estén hartos de adultos. La diferencia entre un niño de cinco años de hoy y yo cuando tenía su edad es que yo tenía mucho tiempo sin adultos, por mi cuenta. Hoy la gran preocupación es enseñarles todos los peligros.

Peligros que les cortan las alas
La soledad es la grave enfermedad de los niños que hoy viven en las ciudades ricas. Familias de hijos únicos, sin compañeros dentro de su propia casa y, debido al peligro ambiental, sin posibilidad de salir a buscarlos.

Tienen a sus compañeros de escuela
Amigos institucionales, compañeros controlables. En mi infancia hacer un amigo nuevo era un riesgo que requería capacidad de conocimiento de los otros, y me parece un valor enorme. La dificultad que hoy tienen los jóvenes de crear pareja estable se debe a que les faltó la experiencia de crear relaciones que tuvieran que afrontar solos.

El riesgo asusta
El riesgo es una componente esencial del desarrollo. Sería deseable que los niños encontraran sus obstáculos en el momento útil, medir si pueden saltar un riachuelo o si les compensa relacionarse con alguien.

Hay quien opina que ya tendrán tiempo.
Los pequeños pasan sus días frente a adultos instructores, les es difícil hacer cosas raras. Así se va alimentando una necesidad de riesgo acumulada que expresará con su primera moto y en las salidas nocturnas.

Interesante.
Los niños no son aspirantes suicidas, no buscan situaciones que no puedan dominar porque se trata de jugar. A cambio de impedirles ese juego exploratorio les damos protección y posibilidad de adquirir muchas cosas. Se crea así una relación perversa entre un niño que quiere mucho y un adulto que piensa que tiene que dar mucho para compensar lo que no puede darle. Los regalitos continuos destruyen la capacidad de juego.

¿Hay que renunciar al control?
Sí, hay que acompañar “pero de lejos”, como decía un niño argentino. Los niños aprenden mucho más jugando que estudiando, haciendo que mirando. El juego que hacen solos sin el control de los adultos es la forma cultural más alta que toca un niño. Los niños que han podido jugar bien y durante mucho tiempo serán adultos mejores.

¿Qué consejo daría a los padres?
Dele a su hijo más autonomía, con normas de espacio, de tiempo y sociales, y le sorprenderá cómo mejora la comunicación: correrá a contarle lo que ha descubierto.

Debemos perder el miedo…
Así es. En tres municipios de Roma los niños de seis y siete años van solos al colegio. Los padres y los tenderos controlan pero sin que los niños lo sepan. Para ellos es un gran regalo, se sienten reconocidos y se hacen más responsables. Y, curiosamente, esos barrios se vuelven más seguros.

Vía entrevista: La Contra de La Vanguardia

sobre-la-ciudad-de-los-niños

Posted in Uncategorized | Leave a comment

EL PERIÓDICO DE NUBES DE DOSIS DIARIAS: Entrevista A Tony Parsons; “Ya Eres La Expresión Divina”

Tony Parsons: Lo que tratamos de comunicar aquí es que nadie puede ser iluminado. No existe algo llamado iluminación y nadie ha sido nunca iluminado. Aquí no hay ningún individuo singular. ¡No hay nadie!

El despertar es sencillamente la desaparición del buscador, ese buscador que desea algo ahí fuera y no deja de perseguirlo. Es la desaparición del que quiere algo. Cuando eso desaparece, queda lo que siempre está ahí, la luz, el absoluto, la fuente manifestándose como esto… No es alcanzado ni poseído por nada ni por nadie. Es, simplemente, la única constante.

Todo esto es solamente la fuente manifestándose. Es el uno apareciendo como dos… El uno jugando el juego de ser la pared… Y tú estás jugando el juego de creer que eres una persona, el único problema es que te tomas el juego en serio.

Lo que sucede aquí ―y en todas partes― es que estás recordando que esto solo es un juego. Estás recordando algo que ya sabes, que ya sabías cuando eras niño. Pero entonces adoptaste el manto de la separación, de la madurez y luego el del dolor. Lo que sucede en el mundo, lo que sucede en tu vida, por más éxitos que parezcas alcanzar, nunca es suficiente. Siempre experimentarás el anhelo de volver a casa.

El problema es que aquí no se te da absolutamente nada. Justo antes de empezar alguien se me acercó y me dijo “Me gustó mucho lo que dijiste ayer, pero se me ha olvidado todo”. ¡Eso es estupendo! Ya hay un conocimiento. Lo que se comunica aquí le está siendo comunicado a aquel que lo sabe todo, que lo ve todo. No es una comunicación para la mente. La mente viene aquí con todo tipo de ideas preconcebidas acerca de la iluminación, pero esas ideas pueden ser eliminadas con lo que, una vez más, se queda con las manos vacías.

Lo que es posible es que desaparezca la equivocación de pensar que uno es una persona y que esa persona tiene que detener la mente, tiene que ser impasible y desprenderse del ego. ¿Por qué desprenderse del ego? El ego está bien, aparece en la manifestación, es la fuente haciendo de ego. Todas esas ideas que afirman que hay que superar el deseo, que hay que ser honesto, desprendido, etc., no son más que inútiles teorías construidas por la mente.

Aquí hablamos de amor. Cuando éramos niños estábamos enamorados… de los castillos de arena… Así que vamos a jugar otra vez a construir castillos de arena. Pero los castillos ya están aquí, estamos sentados en ellos, los comemos y los bebemos. Todo lo que tocamos y todo lo que conocemos a través de nuestros sentidos es el juego, Lila, la presencia jugando.

Interlocutor: ¿Cómo podemos cambiar el juego? Estaría bien jugar al juego de la alegría en vez del de la ansiedad…

Tony Parsons: No podemos, no puedes. No hay absolutamente nada que tú puedas hacer. No es solo que tú no puedas hacer nada ―va mucho más lejos que eso― es que no hay nadie. Se trata de desprenderse de la idea, del sentimiento, de que eres una persona que está ahí sentada y que puede hacer algo para pasar de la ansiedad a la alegría. Pero no es posible abrirse a la idea de que ahí no hay nadie porque ¿quién se iba a abrir?

Sin embargo, de algún modo, esto está siendo escuchado, de algún modo, ahí (señalándole) esto ya se sabe, hay algo que dice sí. No puedes hacer nada y además no es necesario porque exactamente tal y como eres, como estás ahí sentado, eres la expresión divina.

Y es algo muy corriente, muy natural. Los dos vemos la misma pared, yo también tengo que pagar impuestos. Cuando sucede el despertar, los problemas no desaparecen, no te sientes constantemente como en una especie de limbo místico. Se trata, simplemente, de que desaparece la idea de que es necesario hacer algo o ir a algún sitio.

Es exactamente como eres. Porque eres es lo que se está manifestando. Tú eres eso. Tu forma de ser, tu carácter, es eso. Es precioso tal y como es. Exactamente como es. Con todas esas pequeñas manías y flaquezas que tú piensas que no están del todo bien pero que no son sino la fuente manifestándose así. Es divino, es absolutamente divino. Todo lo que haces es una expresión de lo divino.

Pero no puedes hacer nada para saberlo, la única manera en que se puede saber es cuando no hay nadie que lo sepa. El despertar consiste en descubrir que no hay nadie. Lo que se manifiesta es contemplado por nadie. Pero nadie no puede hacer absolutamente nada para convertirse en nadie.

Alguien dijo ayer “Esa es una opción demasiado fácil”, lo que en realidad quería decir es que el suicidio es fácil. Lo que yo sugiero es que muera la búsqueda, no el cuerpo.

Int: ¿Esa es tu principal sugerencia?

T.P.: Sí, lo que sugiero es que muera el buscador. Y también sugiero que te preguntes cómo puede haber algo que buscar cuando lo que está sucediendo ya está aquí. No hay nada que buscar porque se trata de esto, es esto.

Int: Sin embargo, nuestro impulso interior siempre desea algo, siempre quiere hacer algo...

T.P.: La liberación que ambicionamos es la desaparición de aquel que está buscando algo en otro sitio. Cuando se hace evidente que se trata de esto, el ansia por encontrar el tesoro desaparece. Después del despertar aún puede haber deseos, como el deseo de comer espaguetis en lugar de berros… eso puede seguir estando presente, pero ya no hay nadie que le de importancia y se preocupe por ello. Es un juego, una deslumbrante comedia. Y nada tiene la menor importancia.

Int: ¿Y qué me dices de nuestras ambiciones, nuestras metas? Puede que un día estemos iluminados pero…

T.P.: Nadie estará iluminado. Solo existe la luz. Todos estáis ya despiertos aunque no lo sepáis.

Las ambiciones y las metas siguen manifestándose después del despertar. Antes del despertar pensamos que alcanzar una meta, de algún modo, acabará por recompensarnos. Tras la iluminación descubrimos que eso no es cierto y entonces la meta se convierte en una insignificante pieza del juego, aunque es cierto que produce bastante satisfacción poder correr más rápido o más lejos, o ser capaz de pintar mejor. Pero esa satisfacción se debe a que no está implicado ningún impulso neurótico para rellenar un sentimiento de pérdida. Es amor espontáneo e incondicional actuando espontáneamente.

flourish

T.P.: El despertar simplemente sucede, no tiene nada que ver con el aparente tú. Puede suceder en cualquier parte, en cualquier situación. Le puede suceder a un tipo inculto que está completamente fumado y borracho de cerveza. Por otro lado puede haber alguien que es totalmente Zen, que ha practicado la meditación durante veinte años y se ha alimentado únicamente a base de berros, que también puede despertar, pero eso no tiene nada que ver con sus prácticas ni con su alimentación, nada en absoluto.

Int: Tengo amigos que han meditado durante veinte años y no parece que les haya sucedido nada.

T.P.: Lo que puede suceder es que acaben hartos de meditar… Puede que no se lo digan a nadie, que pretendan que siguen meditando, pero en lo más profundo de su interior quizá ya lo hayan dejado, o al menos hayan dejado atrás la motivación. Y entonces, “Oh”, sucede. Es como lo que dicen que le sucedió a Buda.

De una charla en Berlin, enero 2002

Tony Parsons

Posted in Uncategorized | Leave a comment